Soy esa mujer que nadie quiere.

Así de simple o así de duro. Cada día es más común ver casos como éste.
Contando con el hecho que la sociedad, los amigos, familia y demás influencias que hoy por hoy es importante mencionar son y significan en nuestras vidas: las redes sociales, que te bombardean con la frase célebre que dice: "Quedate con el o la que..."


Mamá decía quédate con el que te soporte.
                                                                


Papá con el que luche contigo.
                                                                       


Mis hermanos con el romántico que te enamore.
                                                                          


Mis amigos con el que luche por ti y no sea infiel.
                                                                                 

Y sacado de las redes sociales cosas como ésta.
                                                                        

Pero... ¿en dónde queda lo que yo quiero? ¿Quién preguntó?

Y aquí voy yo con mi historia: Soy la que nadie quiere.

No es por falta de cuidados personales o apariencia física, no tiene que ver con aspectos como cuidado personal o de higiene. Es un tanto más profundo y más doloroso que ello, pues no tiene remedio alguno, soy lo que soy, no lo que esperas:

  1. Soy la que maduró a fuerza de golpes y circunstancias duras en la vida y sobreviví. (Experiencia le llaman)
  2. La que decidió abrirse el camino en lugar de esperar el príncipe azul.
  3. También la que conoce su cuerpo y sabe qué le gusta y qué no. (No acepto rudezas por amor o por pasarlo.) Si no quiero o no me gusta, no hay paso a la negociación.
  4. Mujer empoderada y decidida a luchar. Mi prioridad es mi bienestar físico, psicológico, emocional y laboral. Lo demás me preocupa pero no me desvela.
  5. Soy la que sabe por experiencia cómo salir de las dificultades y a la que acuden cuando necesitan consejo, apoyo, motivación pero no amor.
  6. Por que soy y significo una lucha. Para estar junto a mi deben subir peldaños que muchos se aperezan de subir.
  7. Me doy a respetar, me doy mi lugar, hago lo que me place, cuando me place, porque, ¡exacto! también me place, no me sujeto a disponibilidad de otros.
  8. Lucho por mí al día, por mis sueños y anhelos, por mi esperanza de vivir plenamente, sin ataduras ni restricciones de lo que esperan de mi.


9. Soy quién quiero ser, muy lejos del comportamiento social asignado. La fragilidad, abnegación, obediencia y silencio se lo dejo a otras personas... conmigo no va.

10. Soy la que ama su libertad de expresar, sentir y actuar.

En resumidas cuentas, soy una de tantas mujeres raras en la vida con la que te cruzas y no vuelves a ser igual. Soy el tipo de mujer que decides amar y no te enamoras por generación espontánea, deberás luchar, los cuentos de hadas no funcionan.

Soy del tipo que merece un amor sin precedentes, un amor de acuerdos, de lucha, un amor real.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A vos

Déjame contarte