Entradas

Déjame contarte

Imagen
Hace años tras la ruptura de mi relación quizá más importante hasta entonces me encerré en soledades. Y con S y plural porque hay muchos tipos: una con frío atravesando la ciudad no es lo mismo que la soledad con un libro y una taza de café en mi sillón y ambas son mías. 
Ciertamente me dediqué a mí misma a reconstruirme y ahora cuando casi lo logro, cuando vengo restaurando casi todas las áreas de mi, apareces con tus soledades y me aterro. 


Puede que seas honesto puede que no, puede que dure mucho tiempo o nos gustemos hasta mañana. Puede también que tropecés con una chiquilla bonita y no seas capaz de desenredar sus piernas nunca más. Pero, partiendo de que mañana no existe y todo el pasado es sólo una referencia no tengo más objeción en dejarte pasar, abrirte la puerta y ver cómo suceden las cosas. También por qué no, puede que no se engranen tus soledades y las mías como un sueño mágico pendejo.
Sé que tus soledades vienen con casas vacías, mientras las llaves quedan dentro y mirás…

A vos

Imagen
Sé que me querés a tu modo
apareces cuando ha pasado mucho tiempo,
muchas soledades
y cuando empieza a pesar la distancia
Sé que no querés verme triste,
no sabes que son mis sonrisas por tu existencia
ignoras cómo provocarlas más seguido
tan fácil sería si te aparecieras hoy.
Odio recordar que me hacés falta
y sentir doler la piel donde atraviesa el frío al alma
odio escuchar tu voz tarareándome mis canciones
-sólo en mis pensamientos-
Sé que besás otra boca
ignorando que la mía te añora
entiendo que mis confesiones son sólo ecos
que rebotan en tu alma
Pero por Dios amor mío
soy una burda amante cobarde
que intenta gritar silencios
y tantas cosas sé, aunque no hacen nada por vos.


Elizabeth Bonilla Villalobos


Mujer

Una fuente de ébano puro se perdía entre sus curvas
sonreía iluminando al paraíso, mujer hermosa
conservada en un pequeño frasco su esencia sutil, que enamora

mortífera sonrisa, estudiada, perfecta
analizaba, temerosa de embates,
tan eficiente como fatal su accionar

a sus ojos cafés profundo, asomaba su realidad
tantos como huellas en la arena por el verano, la amaban
la desearon, o simplemente en su lecho descansaron


Cuando terminas una relación

Imagen
De repente te das cuenta que sonreír no es suficiente, que gritar todo sólo deja un placer inmediato pero al volver a la realidad sigue estando todo ahí, tu pesadilla, el mar por dentro con sus lágrimas,  que lavan el rostro por un momento, pero al final del día, nada o todo es suficiente. La realidad es otra, ¡no hay opción! vivirla o morir, estar roto es eso, continuar por inercia, porque no hay más, porque el frío volverá, porque nada cambiará por siempre, porque te espera nuevos dolores, porque la mañana se irá convirtiendo en tarde y luego en noche sin nada que puedas hacer para anestesiar el dolor y pasarán los días, volverás a estar bien que significa estable, menos dolido hasta que entre el olvido y puedas manejar los recuerdos. Ya no serás el mismo, eso sí, jamás se regresa intacto, nunca jamás se regresa tal cual uno se fue, uno muere, esa versión de las cosas no pueden regresar al punto de inicio, pero creerás que estás bien, que estará bien pronto, sonríes, te sugestionas…

Soy esa mujer que nadie quiere.

Imagen
Así de simple o así de duro. Cada día es más común ver casos como éste. Contando con el hecho que la sociedad, los amigos, familia y demás influencias que hoy por hoy es importante mencionar son y significan en nuestras vidas: las redes sociales, que te bombardean con la frase célebre que dice: "Quedate con el o la que..."









Pero... ¿en dónde queda lo que yo quiero? ¿Quién preguntó?
Y aquí voy yo con mi historia: Soy la que nadie quiere.No es por falta de cuidados personales o apariencia física, no tiene que ver con aspectos como cuidado personal o de higiene. Es un tanto más profundo y más doloroso que ello, pues no tiene remedio alguno, soy lo que soy, no lo que esperas:
Soy la que maduró a fuerza de golpes y circunstancias duras en la vida y sobreviví. (Experiencia le llaman)La que decidió abrirse el camino en lugar de esperar el príncipe azul.También la que conoce su cuerpo y sabe qué le gusta y qué no. (No acepto rudezas por amor o por pasarlo.) Si no quiero o no me gusta, no…

Cartas sin nombre

Imagen
¿Y qué si no soy tu sueño,
si no exiguo tu pesadilla?
¿si no soy tus alas,
ni extensión de tu vuelo?
¿Qué importa si sólo soy ceniza y hollín?
Creo ser esa melodía triste que resuena en tu cabeza
y tarareas distraído.
Me dueles tanto como herida soy
tanto como el frío que se apropia de tu hueso.
Me convertí en la soledad que habla,
finjo ser lluvia para rondar tu casa,
y la sonrisa para no morir.



Sólo digo

Imagen
Quiero dormir con él
en la forma más expresa
cuando lo venza el cansancio.
Al carajo el pudor
la inocencia
y lo que pienses de mi.
Quiero llevarmelo
con alevosía
sin anestesia
ni moral.