Passion


Olvida la premura camina 

lentamente hacia mí...
No olvides que el tiempo no para, 
pero nuestras vidas si
sostén la mirada, apacible, 
centelleante, 
divina,
que, cargada de deseo se clava en mis pupilas.
Toma mis manos 
entrelazalas con un beso de tu boca
juguetón, 
benigno, 
cargado de ayer...
Sin palabras, distráete  
conociendo mi espalda sin vestidura
como si no lo hubieras hecho ya...
cúbreme luego con tus brazos
y beso a beso baila en mis caderas
al son de los latidos de tu corazón...
Que mañana Dios dirá;
más hoy que nuestros cuerpos arden
busquemos como incendiar tu cama...



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

Estas manos.

A la niña Amanda