Me declaro culpable

Por la imperiosa necesidad de encontrar motivos
reprochándote mi mano extendida
dejándote caer para levantarte.
  
También por ser altanera arrogante e impulsiva
buena amante, amiga, pañuelo a tus lágrimas
para completarte al día.
    
me declaro culpable, lo admito
no hay alevosía más consiente

que quien enamora por temor al olvido.



Foto: Cunning, HelenkaWierzbicki

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti