El precio de olvidar

por minuto;
es anular, sentir otras cosas
viajar a otros mundos en humos barbitúricos,
sentir latitudes desconocidas y sus lenguas lenguas
mutilar sentidos, inundarlos, embriagarlos
llevar tu cruz en silencio, disimular su enorme peso
perder la esperanza creando rutinas de sufrimiento
esconder todo tras silencios y disimular la mirada
sentir dolor desespera, agravia, molesta
flashbacks de horror.
tan cruel el precio de olvidar momentáneamente
que deliberadamente prefiero
abrirme las venas y el veneno corra,
mantenerme sola,
despierta,
caminar sin atar al dolor así un día se vaya
prefiero morir de rodillas intentando ponerme en pie
que vivir caminando narcotizada con ojos de ayer



Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti