Condenada al olvido

El recuerdo, reflejo de tus pupilas.
Las palabras que no dije.
El amor que no sentí.
La versión de mí que recuerden.
Las palabras que me comprendiste...
Condenada irremediablemente al olvido,
o peor aún, morir incomprendida.
Nunca más seré la original.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Estas manos.

Déjame contarte

Soy esa mujer que nadie quiere.