Optimismo, pesimismo y la verdad

Espirales que juguetean con almas
invisibles, inverosímiles, pero reales
entre el optimismo, el pesimismo y la verdad

Dolorosos los embates, pero ni letales ni mortíferos
terrible es la pesadumbre 
de estar triste y continuar vivo
porque se debe retornar a la batalla, pese al miedo.

Cómo si fuera posible verse librado de él
se le teme,
más, estar vivo es sentir sin excepción
porque hacerlo, o no, y la incertidumbre 
también significan dolor. 

No soy, quizás, digno de elogios 
por mis ataques certeros
más por levantarme de ellos
creo merecer honor al mérito
tal parece que la vida insiste en que mire al piso 
y en cambio... 
Seguiré intentando volar...


Comentarios

  1. Hermoso Elizabeth, me he emocionado hasta las lágrimas
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy hermosas palabras y siento que la vida es muchas veces asi, que por mas que nos esforzamos por llegar cada dia mas algo hay algo que nos amarra al suelo impidiendonos volar. Pero nunca es tiempo perdido intentar cada dia hasta alguno lograrlo.

    ResponderEliminar
  3. Muy profundo y bello. Creo que allí estamos nosotros mismos poniéndonos trampas y disfrazándonos con atavíos llamados "vida". Sin embargo, la fuerza del que no se cansa de intentar es más poderosa que cualquier otra cosa. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bello tu poema y muy intimamente positivo aunque parezca lo contrario. Volar es algo que tenemos vetado los humanos, Pero aunque no volamos con alas volamos con la imaginacion y volamos con nuestras ganas, nuestra fuerza y teson, nuestra esperanza.Que tengas un precioso finde.Bss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti