dos son los sueños supremos en mis días
prevaleciendo desde hace dos años ya
el gozoso acto de atender que me hace soñar y crecer
y el otro el mismo acto por necesidad llana
ambos me hacen crecer, no con agrado
pero crecer al fin....
pues no hay alegría en la vida que no 
incluya un poco de desgracia dentro de si...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti