Otros tiempos

a través de las ventanas van pasando las mañanas
corriendo de aquí para allá o a veces sumidos en pensamientos
olvidamos que hace sol, pues no nos toca, o si llueve
pasa la vida lentamente desde un punto que entristece
pero que se calla, porque la vida es así

Florecen los capullos en flor y nos limitamos con 
pequeñas macetitas si podemos en un rincón
peor aún otros muchos duermen mientras el día
y acuden en las noches a doblar el lomo por el yugo opresor

¿Qué diría mi abuelo, campesino?  Que tomaba la vida 
de frente, leía y estudiaba sin haber terminado la escuela
vio generaciones crecer ante sus ojos y nunca paró 
de luchar por el granito de oro que nos alimentaba

Desde los teclados y detrás de pantallas arreglamos el mundo
o lo destruimos dependientes cada vez más de lo que 
con energía se alimenta, detrás de un ideal de unión
que nos separa aún más, ¿cuan difícil se vuelve hablar ahora?


Comentarios

  1. Si, ¿cuan difícil se vuelve hablar ahora?
    En aquellos tiempos pasados que nombras, las personas funcionabamos
    a la par que el ciclo natural de los árboles, el amanecer era para despertar y comenzar el dia con la primera luz del Sol, sin otra dependencia energética que la del fuego o la fuerza de los animales que se empleaban para diversos quehaceres.
    Al mismo tiempo la comunicación entre personas fluía, de una forma tan natural como germina un grano de trigo en Diciembre después de un temporal de lluvia sobre el campo donde se halla éste y miles de granos sembrados con la tranquilidad de que la naturaleza hará el resto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

Estas manos.

A la niña Amanda