Despecho

Cuantas sombras he abandonado,
ciega, tras tu luz,
me envolví con otras pocas,
tratando de olvidar tu huella.
eres tatuaje en mi piel
lluvia que arrecia
fuego que consume voraz
juez impoluto que sentencia mi tortura...
Con toda la potencia de mi voz
te maldigo
decreto mi odio
¡perro de nadie!
lloran mis ojos secos,
centelleantes de rencor
juegas a querer,
predicas amor que no sientes
llenas tus venas de vino 
y humo de cigarro tu cerebro  
¿Cuántas corren la misma suerte,
por amor silenciadas en tu bien?
¡Cobarde!  
Te amo, 
me acuerpas para dejarme caer
juegas a ser malo,
a ser bueno,
el mejor 

¿olvidas que aún tengo algo tuyo?
éste estúpido amor que no cultive yo...



Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

Estas manos.

A la niña Amanda