¿Amor a ciegas?

Nace donde nadie le ha llamado, crece sin ser detenido, entre luz y calor, cual llama de una vela
que requiere oxígeno para vivir, pero éste
también necesitaba ilusión y fe…


Dentro del espacio adecuado podría convertirse
en flama; que incandescente, libere su poder y
lo absorba, lo consuma todo, sin permiso, propagándose deliberadamente.

No lo siente la piel en sí, ni lo ven los ojos, 
no lo saborea mi paladar pero mi alma lo intuye,
logra acelerar el pálpito al punto del abrupto
queriéndose escabullir por ahí y liberarse del cuerpo.

Maneja a su antojo mis motivos para sonreír aunque
nadie le conozca, aviva el cuerpo, regenera la energía
sin explicaciones, ni lógicas congruentes…

¿qué hay de ti amor vendado por el tiempo y espacio?
¿Necesitas más de mi para convertirte en más
que sólo un amor a ciegas…?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti