De baja, tu amor


Recurrentes melodías cuales escudos
guaridas, espero, contra la locura
de la realidad, oscura, de tus ausencias

Recito de memoria, acurrucada y sola
los versos que por las tardes repetías
y todas esas canciones que ahora, sólo saben a ti

Se me desangró en las manos, éste amor
y yo con ésta fobia, sólo pude
con deseo ferviente... morir también

No son tus manos los que calientan mi vida; es tu ausencia quién me marca, ahora sólo me queda el recuerdo que impávido que disipa el olvido...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti