La muñeca que no habla

Hay un silencio, imberbe absoluto
brota y florece por las paredes
se regocija de su imponencia
apacible resguardo, presagio
de la antesala del dolor
Me someto al miedo de las sombras
tiritan mi alma y corazón
mi boca inmóvil, más de repente
mis pupilas clavadas en las tuyas
hablan, expresan… ¡te gritan! 
toda esa verdad que encierra el tiempo
Entonces te marchas, 
desciende la temperatura
caigo sobre mis rodillas
destrozando esta inmoral quietud
la casa llora, se queja, se desquebraja
esta boca llena de mutismo;
ahora retorcida por el dolor,
sola, repito.. 
yo sí, 
yo sí, 
yo sí te amo

Comentarios

  1. HOLA ME ENCANTO A ENCANTADO TU BLOG PUES HACE UNOS DIAS ABRI UNO PERO RELAMENTE NO LO ENTIENDO MUY BIEN PERO ESTE RELATO ME NECANTO.EXCELENTE(I LKIE)BYE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cual poema sería ese??? Y muchas gracias por seguir leyéndome!!!

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho, y ese verso:
    "La casa llora, se queja, se desquebraja", es genial.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti