Serenidad


Es irreflexivo el momento en que me miras
perturbadora tu boca, apuntando hacia mí
mis ojos van inundándose de deseo lentamente, 
mi sed anhela tu carne fresca, húmeda, cálida
Son instantes trágicos para mi razón,
no existe mundo, ni camino, tampoco tiempo
pueden acontecer milenios tras esa puerta
más aquí, dentro de tu regaso no hay
frío, calor, hambruna, cansancio agotador...
Es tan mágico el momento en que te vas
mi corazón vuelve a su palpitar, 
se multiplica la vida en mis venas
la alegría inunda mi casa y todo vuelve a ser...
serenidad...

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti