A mi amor

De rodillas, a ojos cerrados y manos juntas
rezo para que no te alcance un hastío de mi,
ni tus ojos de mirar mi retrato,
que tus pensamientos viajen hasta aquí
donde mis anhelos te guardan con recelo

En mi pecho late un amor por ti, 
por que es tu pecho que ostenta
el que eres, el que amo, el que serás
al que no sé por qué, ni cuándo 
se volvió tan preciado regalo 

En la realidad que acontece, 
te quiero,
hasta en medio de la dificultad y la tormenta
más que en la calma que sobrevendrá
Amor libre de impuestos, sin fecha de caducidad,
desprovisto de máscaras y trucos
ni términos... ni condiciones





Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti