Es un adiós

Tengo el privilegio de adornar mis días 
con tus ausencias altamente comprensibles
la música se carga de tu voz 
que entre silencios me llenan de ti
Clarea el día mirando tus ojos 
entre los miles de retratos viejos
Esta soledad es compartida 
con la casa, con el sofá y mis rodillas
todo parece más frío, y el mundo más grande
Tengo también la oportunidad de domar
mi carácter, impidiendome correr tras tuyo
Me lleno las manos de otra carne
mi boca de otros besos, el cuerpo de arduo trabajo, el cerebro de infinitos libros
Ya ves, la luna no me mira con pena
en mi rostro empieza a dibujarse medias sonrisas...



Comentarios

  1. Los adioses siempre traen la soledad, aunque trates de llenarla de otros besos, pero realmente es una buena manera de olvidar.Ocupar la mente en otras cosas...Bss

    ResponderEliminar
  2. Ouch eso es mas odio que adios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se trata de odio en sí, más bien es una descripción de un nuevo amanecer lejos de una persona... una nueva oportunidad de comenzar

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti