Deseo y apego

El aire se fuga en forma de suspiros 
cuando sostengo tu mirada penetrante
como si, desnudaras en un segundo mi cuerpo, 
voluntario, preso del deseo
peor aún; incauto y estúpido el instinto 
domina mi boca, sin queja,
que abrasiva estalla en desenfreno.
Eres, vicio, apego, adicción, 
devasta implacable todos mis escudos 
creándome necesidad de más,
el mundo pierde atractivo por que estoy en ti
anhelo y ruego que se aletargue 
ya que por diminuto que sea el segundo
mi deseo es concedido,  
enredado bajo mi piel, en guerra de besos
Has quedado perdido
entre nuestra sangre, 
tu sed mi fuego



Comentarios

  1. El único fuego que, verdaderamente, purifica es el del amor intenso, pero debe encenderse con pasión o su llama sólo será un tibio resplandor. Un gran poema. Gracias. Saludos venezolanos.

    ResponderEliminar
  2. Deseo y fuego intenso. Me gustó Elizabeth. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias don Fransisco por leerme siempre, por el apoyo que me demuestra, en la distancia he encontrado grandes amigos

      Eliminar
    2. No me llames don y trátame de tú si quieres, que no soy tan mayor :) (por lo general en España utilizamos el usted para personas mayores...) Es un placer leerte Elizabeth, me encanta como escribes, un abrazo!

      Eliminar
    3. Es una forma de respeto y no una distinción de edad, disculpeme por ello.
      Me alegra ver que siempre muestra mucho agrado por lo que escribo muchas gracias en verdad

      Eliminar
  3. he leído el poema de Deseo y apego.
    me ha gustado tu forma de escribir. un abrazo y sigue así

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

Estas manos.

A la niña Amanda