Eres

Mi padre alejó el monstruo debajo de la cama
y tu... los fantasmas de mi cabeza

Mi madre me ayudó a perder el temor a la oscuridad
y tu el miedo a las sombras

Tu que crees más en mi que yo misma
que sabes cómo armar y desarmarme en dos segundos

Sabes mi historia memorizada aún cuando yo la olvido
desnuda de caretas y máscaras me encuentro

No hace falta guardar ni una arruga de ti
siendo el dueño de mi pasado y mi eterno ahora

Bien conoces las espirales de mi vida entorno a
mis barcos encallados inútiles e inservibles 

La lluvia tuya ha suavizado mis manías
convirtiéndome en más dulce y soportable

¿Que más hay para decir? 
Reconoces de mi lo invisible a mis propios ojos

Eres un sueño bellamente imperfecto, 
que redobla en ánimo la vida a sobrevenir

Emprendes en mi los imposibles
y sacudes mis temores... 

Volviste la pasión un fuego cual corriente
que se guía a través de mis venas y enciende la mirada


Mis falsos argumentos, mis locas teorías
las vuelves conocimiento nuevo a mis manos y osadías...

Hay amor mío cual dulce mentor, faro guía, luna por las noches de la mano por la vida me guías, haciendo de ti una tentación latente a la que sucumbir...




Comentarios

  1. Que bonitoooo! Me encanto, me encanto. El amor nos hace cambiar en personas mejores cuando tenemos a nuestro lado al que nos robó el corazón. Un placer leer este poema. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Bonitos escrito Elizabeth! El amor saca lo mejor de nosotros... Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. el Amor es un privilegio,es gratis,y es real y puramente bueno.
    cuando no se aprecia de esta manera,no es amor. muy bonitas letras!
    saludos!bendiciones y chocolates pa ti!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

Estas manos.

A la niña Amanda