Cuenta regresiva

Vos y yo sabemos 
qué es lo que verdaderamente pasa

cada día muero, mueres 

estoy, estamos más cerca de sucumbir, 
no nos engañemos
sabes bien, ingrato, 
aunque finjas que todo está bien
que cada día damos más pasos 
acercándonos a la fecha final.
¡No somos inmortales, testarudo!
Vos y yo sabemos lo que no se dice
los ojos gritan, y nuestro corazón teme
ni si quiera sabemos si podremos 
darnos ése beso, alevoso, prometido, 
quizás otro día sea tarde.
Entonces, 
¿para qué pospones a mañana tu felicidad?
¡Ay niño malcriado! 
Que en tu pecho se esconde una gran verdad
no es posible que te encariñes con la inseguridad
recapacita, lee, vive, por ti, por mi;
pero sin miedos...
Guardas tanto recelo 
que escudas tu amor también
tienes tanto miedo a perder
ignorando, a su paso, lo que habías ganado
por último amor mío
vos y yo sabemos
que ya no hay tiempo de platicar
las cuentas regresivas no se detienen
ni tampoco éste final,
y cómo yo no sé si tendré otra oportunidad
a ti si te digo que eres fuente de mi felicidad



Comentarios

  1. para llegar a este punto de la existencia es que, se ha vivido, y se ha entendido, lo efímeros que somos! muy bueno ! saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me dejo esa afirmación en la cabeza de no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy... muy ciertas tus palabras es un lujo leerte ELizabeth....saludos

    ResponderEliminar
  3. Wow, muchas gracias por las suyas, en verdad es una gran motivación leer sus comentarios, sabiendo que disfrutan una a una mis poesías!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti