Confesiones


Se me reboza el mal humor también la falta de educación al estar muy molesta, me fracturo fácil ante el dolor, con tendencias siempre a la depresión.

Quizás no entiendas mi bipolaridad, en medio del narcisismo y la baja autoestima, pero también sé quién quiero ser.
Me declaro ignorante tal cual, se juzga a una tortuga por correr,
o un conejo para trepar árboles, pero al menos intento al día aprender algo nuevo.

No tengo alas para volar, desconozco cómo correr, nadar, patinar ni sé tampoco cómo expresarme bien si no es escribiendo y sigo sin negar que soy adicta al café.

Curiosamente sólo sé rezar mirando al cielo, me es imposible doblar rodillas,
jamás bebo vino ni del más caro al más barato.
No soy humilde, juzgo a la gente, amo demasiado pronto, olvido lentamente, me entrego por completo, no sé hacer nada a medias excepto limpiar, eso me da extrema pereza.

No creo que nadie le guste quitarse las caretas, pero me estorban cuando estoy contigo, lo bueno, lo malo y lo feo de mí, necesito mostrarte.
Siento celos, envidia, codicio, deseo, es lo que me hace ser tan yo, a la que una vez dijiste que consideraste para tu amor.

Confieso... confieso que no se quererte de otro modo, que ignoro las reglas de convivencia entre parejas, que siendo fría aprendí a buscar modos nuevos de demostrarte mis sentimientos.

Incluyo en mi documento una cláusula donde expreso claramente que me declaro culpable con todos los cargos que eso implique al ser autora intelectual del plan que ejecuto diariamente para quedarme contigo, todo completo, sin importar qué...

Sé que pretendes entenderme, se que finges a veces, sé que no todo lo sabes, se qué te busco por cualquier bobada, se que te amo tanto para abrir la piel, la carne, el hueso y revelarte los secretos de mi alma. 
Bien, ésta soy casi toda, para que no entres a la monotonía de no querer buscar una nueva versión, deseo y confieso que pretendo embriagarte de mil nuevas yo que amándote del modo inconfesable, como bien lo dijo Neruda: como se aman ciertas cosas oscuras, secretamente, entre la sombra y el alma... 



Comentarios

  1. No hay nada mejor que lo auténtico, es mejor amar descarnadamente que amar a medias, con todos tus defectos y virtudes... siempre auténtica. Estoy de acuerdo contigo!
    Un abrazo Elizabeth!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Creí que a nadie había gustado mi forma de proceder, que nadie entendía por qué me quité las mascaras pero para mi alivio al menos tu, sí lo hiciste gracias por ello!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti