Homenaje al padre

Desde mis pupilas he visto padres
hambrientos de amor,
de reconocimiento.

He visto cómo buscan ser más fuertes
y ninguno no sabe cómo abrirse por completo;
que aprendieron de la vida a punta de golpes de martillo, convirtiéndose en verdaderos ejemplares
dignos todos ellos de admiración.

Saben el valor del tiempo, de sus manos al trabajo, no así, el de sus brazos para el amor, 
la seguridad y la calidez que necesitamos sus hijos.

He visto su lucha aún después de la batalla, 
por que aún quieren dar lo mejor de sí, 
se levantan cada mañana por buscar un mejor mañana
aquellos que no permitieron la cobardía de correr.

Aún no descubro la curiosa relación entre tener un hijo 
y su mega conocimiento sobre qué decir ante los problemas,
colosales desde nuestros ojos, simples a su amor.

Verlos conmovidos por el dolor es un regalo bendito
supe que no son inmortales, ni si quiera super poderosos,
tan sólo humanos de carne y hueso como yo
así que brindo un homenaje al padre:

Que cuida,
que lo intenta,
que lucha,
ejemplo,
generador de fuerza,
de calidez,
de amor...

Al padre que a veces no es hombre
que a fuerza de amor busca cómo 
llenar el espacio que él dejó,
que son madres que cumplieron doble rol.


A todos los padres, sean conocidos, vecinos, a mi abuelo, a mi padre, a mi hermano, mi primo, a mis queridos amigos que son padres ejemplares, a mis lectores divinos; por que definitivamente son nuestro motivo, nuestro pilar, nuestra fuerza para los que somos hijos.




Comentarios

  1. Qué bonito. Me encantó eso de "la cobardía de correr", padres que se quedaron pese a tener miedo. :)

    ResponderEliminar
  2. QUE BONITA DEDICATORIA! LOS PADRES LUCHAN CON LAS DIFICULTADES DE LA VIDA PARA OFRECERNOS TODO LO MEJOR, HACEN ESFUERZOS Y SON LOS PILARES DE NUESTRA EXISTENCIA. un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti