Miedos

Un mundo adictivo tengo entre las manos, el corazón y el pensamiento
es por tanto un lugar dónde no me duele estar, tal vez, el único
donde me escapo de mi actualidad para soñar, lo que hoy no puedo lograr

Voy caminando por las calles dirigiéndome hacia ningún lugar
nada tengo, nada soy, nada... quizás sólo piel, músculos y hueso
se me ha vaciado el alma y la esperanza en algún hueco...

Entonces comprendo que la realidad es muy pesada si no se combina con el sueño; por que el vacío de no encontrar nada, detrás de las caretas
se me volvió duelo, ya no creo, quizás, ni en mis amigos

Veo a la gente realizando grandes logros, y yo mutilada por dentro
no alcanzo su paso por más que corro y lo intento
entonces vuelvo a entrar en mí y me pongo a salvo del dolor tan inmenso

Nadie entienda quizás nunca, mi inverosímil historia de terror
pero quedaron tantos pendientes, se volvió tan doloroso el mundo
que volví los pasos al único lugar seguro que me quedaba.

Todos los colores se fundieron en unos cuantos grises, negros y blancos
que ya no distingo, es la melancolía que me atrapa
y me envuelve en tanto miedo...



Comentarios

  1. Elizabeth;toda forma de escribir me parece buena
    mas el dramatismo no me gusta pienso que cuando la persona escribe algo dramatico le queda algo.
    Por mi parte yo le escribo hasta la muerte,pero en broma,porque al final uno es lo que pienza.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti