Eres


Mi vientre explota en anhelos de tu carne
el beso tienta mi boca sin aparecer
mis manos cerraron en puños perdiendo la fe
tanto te resiente mi sed que estallo en llanto
No hacen falta promesas de amor que nadie escucha
ni tampoco las frases trilladas con sonidos huecos
No te atrevas a pronunciar mi nombre, que no merezco
que no anhelo; concéntrate mejor en la alevosía de tus dedos
Más me hace falta el amor seducido entre sábanas
llenas de todo lo que no será…
Tradúcete, tu voz, tu cuerpo, tus cabellos en amor sereno
ése que llena de energía y de amor bueno
a éste cuerpo mal herido de exilios viejos
que retuerzo en plena madrugada sin luz, ni calor
condénsate lentamente desde dónde inicia mi sombra llenándome de tu sudor
hasta mi boca ebria de tu sabor

Témele más a tu sombra que en la oscuridad te abandona
que a quién aún a ciegas está dispuesta a caminar contigo…

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti