Amor Censurado

Sé, tu vida es prohibida;
y tu pecho sólo se exalta con el mío,

cuando la pasión nos atrae como imanes
llevándonos al punto de libídine.
Reconozco que tu amor no es para mí 

cansándonos de vivir al extremo
no sirve en medio de nuestros mundos, 
censurándonos inútilmente las miradas de deseo.
Sé bien que tiemblas
sólo de recordar mis besos,
y tus manos ansiosas desesperan...
en el mundo entero
nadie podrá proveerte en caricias desnudas
un minuto tan pleno,
tan lleno
como el que hurto cada noche, 

entre adrenalinas 
gemidos 
y silencios

Comentarios

  1. No hay forma de huirle a lo inevitable, cuando la sed y el deseo se unen a la tentación...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti