La casa



una gota cayendo eterna, ingenua, constante, vacía
es el único lamentable sonido que te queda
un torbellino pasó por aquí ensombreciéndolo todo
y sufres las consecuencias de tu embate
¿cuánto tiempo ha pasado desde que estabas iluminada?
ahora tienes fisuras, te demuestras enhiesta a pesar del tiempo,
ostentas las huellas que manifiestan tu abandono y descuido
¿cuánto tiempo llevas esperando por un nuevo amor que florezca en tu interior?
ahora que ha pasado tu época de resplandor te abrazan las madreselvas
que buscan ocultar tu belleza implícita en la historia que has sido testigo;
el calor ausente por más que brille el sol, las lágrimas que no puedes llorar
te sofocan y quieres acabar con tu existencia, más imposible, tu destino es
mostrarte regia, implacable hasta que Dios quiera…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti