Mi desierto

creo encontrar una sonrisa ajena a mi letanía diaria;
entre mis tempestades que enfrento cada día,
me parece que se disfraza de espejismo,
pero entre mi falta cordura y mi realidad
me siento cual niña perdida…
los pequeños torbellinos que levantan la arena ante mis ojos
me impiden ver más allá del paso que puedo dar en seguida…
¿será que me guía hacia un oasis en verdad?
¿es posible que me quede por ver en mi camino alguna salida?
se oculta el sol, el terrorífico frio me invade nuevamente
sigo buscando la estrella que adorne mí larga noche por camino.
¿continúas aquí, por qué?
Ven a mi, lléname de ti,
Dame de beber agua, vida y pasión

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti