Armadura impenetrable al amor


Hay de pronto un tic tac en mi cabeza...
Que me dice que el tiempo no se detiene 
Pero miro alrededor, los relojes se han detenido 
Siento húmedo el rostro, las lágrimas que marcan como agujas 
las horas desoladas que se acumulan en pos de mi desventura 
Hacen tiritar mi fuerza que empieza a ceder 
No hay más que decir el tiempo pasa y las heridas también 
Pero el dolor de no reponer las horas felices hacen de 
        Mi corazón un noble caballero con armadura impenetrable al amor

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti