Pecado

Temo que descubras en mis miradas, 
el motivo conductor ahora mi sangre hirviendo, 

recorriendo mis venas a mayor velocidad que ayer…

Explotan mis sentidos al vaivén de tus manos 

que transitan cerca de mi cuerpo sin manipularlo, 

tu boca aproximándose a la mía sin rozarme…

¡Rayos! Sigues clavando esos ojos cargados de maldad hacia mí 

y sin poder defenderme de lo que tanto me atrae…

Eres vicio, corrupción, crápula, eres mi perdición,

mi desvelo… mi ambición…
¿Cómo escapo a mis anhelos más terribles?
¿Cómo evito la avidez y pasión hechas deseo?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti