Hope

Sin existir relojes marcando su eterno tic tac,
resuenan campanas a lo lejos, con un sonido lento… hueco
se miran, las hojas desmayadas sucumbir seducidas
por el viento y terminan depositadas al suelo…
llega una calma, extraña, sombría, de ecos
diciéndome que esta paz no es verdadera…
y que precede la tormenta…
más hoy con las ruinas de los embates anteriores
estoy mirando los trozos de mi corazón en una mano
los vapores humeantes de lo que era mi alma en la otra
y en mi pecho un brillo enorme de esperanza creciente
porque llegaste tu…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy esa mujer que nadie quiere.

A la niña Amanda

Mi tiempo sin ti